Avelina Sánchez-Carpio

 

Pintura desde la caverna, mana de las vísceras, expresada por  fuerzas

incontrolables para delirio del observador. Sin duda, los trazos, unas veces

salvajes otras finos y técnicos, no dejan indiferente y generan todo tipo de

emociones.

 

La obra de Avelina Sánchez-carpio, de influencias dispares, renacimiento, modernismo,

hiperrealismo, sin olvidar lo rupestre, ha evolucionado y se ha

replegado a lo fundamental una y otra vez hasta destilarse en una sutil daga

que hiere con desvergüenza las conciencias. Necesidad de contar, de

expresión, libre, desatada, encuentra en el blanco lienzo una ventana al aire

fresco de la mañana.

 

                                                                                   Alberto Palomero

 

 

El núcleo central de su obra  lo constituyen su época abstracta,

en las que investiga con el color y las texturas.

 

Avelina Sánchez-Carpio forma parte de una familia de pintores y escultores

como Luis Salvador Carmona, máximo exponente de la escultura  española

del siglo XVIII

 

Avelina ha mostrado su obra en exposiciones individuales

y colectivas, habiendo recibido reconocimiento y diversos premios.

Su obra se encuentra en la exposición permanente de varios Museos

 de España y de Austria

 

“…inmediatamente he distinguido tu obra del resto, no sólo porque

estaba en un lugar preferente, si no porque las medidas aproximadas de 080

X1,00 m.(tamaño y medidas en las que a otros les cabe medio cuerpo- y

estoy citando por ejemplo, a Velásquez), no se podía haber expresado

mejor lo borrado-desgarrado con blanco sobre un fondo patético pero

desafiante, que refleja la última operación de rabia de la autora. Goya ya

nos da un ejemplo muy al final de su vida. Las llamadas pinturas negras

son las más reveladoras para él mismo. Y desde ahí está a un paso de las

“monstruosidades” (dicho con todos los respetos) que ha producido la

pintura durante el siglo XX.

 

                                                                                  Antonio Vert